lunes, 30 de marzo de 2009

SOPORTANDO LA PRUEBA

Hola amigos

¿Te ha pasado alguna vez que cuando habías decidido seguir a Dios con todo el corazón de pronto vino una tremenda prueba en tu vida? Bueno, esta experiencia es frecuente entre los que siguen al Señor. Estas pruebas no son nada agradables en el momento. Puede ser la muerte de algún familiar, la pérdida del trabajo, una enfermedad u otro tipo de situación.

En medio de este momento adverso nos preguntamos por qué nos sucede esto. No pretendo dar una respuesta definitiva, pero les puedo compartir lo que dice la Biblia:

1 Pedro 1:7 Porque la fe de ustedes es como el oro: su calidad debe ser probada por medio del fuego. La fe que resiste la prueba vale mucho más que el oro, el cual se puede destruir. De manera que la fe de ustedes, al ser así probada, merecerá aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo aparezca.

La fe, como un metal precioso, tiene que ser refinada. Tienen que salir todas las impurezas. El oro es purificado por fuego. Nuestra fe es purificada mediante estas situaciones aparentemente adversas. Debe ser limpiada de cosas como la soberbia, orgullo, autosuficiencia, rencor, etc. Cosas para nosotros tal vez desapercibidas, pero que Dios las reconoce y quiere alejarnos de ellas.

2 Corintios 4:17 Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento.

En el momento de la prueba lo único puedes hacer es refugiarte en Dios. Búscalo en su Palabra, la Biblia, búscalo en tu clamor mediante la oración. El Señor Jesucristo conoce todas tus luchas. Él también las vivió cuando estuvo en este mundo y ahora está a la diestra del Padre para ayudarte y darte fuerzas.

Hebreos 4:15 Pues nuestro Sumo Sacerdote puede compadecerse de nuestra debilidad, porque él también estuvo sometido a las mismas pruebas que nosotros; solo que él jamás pecó.

Tal vez en el momento de la prueba te sea muy difícil comprender el amor y la bondad de Dios, pero ten la plena seguridad que Él está contigo para consolarte y una vez pasada la prueba puedas a su vez consolar a otros como Dios lo hizo contigo.

Salmos 40:17 Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí. Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes.

2 Corintios 1:3-4
3
Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación,
4 quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren.

Un abrazo a todos
Rubén

1 comentario:

  1. Entendi que para soportarlo hay que estar en comunion con Dios, en oracion y en su palabra, lo cual nos ayudara a soportarlo, como dicen en su palabras..Y sabaemos que alos que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien... Romanos 8:28.

    ResponderEliminar